A vueltas con el tiempo y los mayores

Los tiempos cambian; dicen; pero, sobre todo, el tiempo nos cambia, para bien o para mal.

Los ancianos son personas a los que el tiempo les ha robado la juventud. Picasso decía al respecto que ser un buen anciano exige mucho tiempo de aprendizaje. Hace 2.500 años los griegos lo entendieron y disponían de un «consejo de Ancianos» y su pronunciamiento sobre asuntos sociales, éticos o políticos era de gran consideración.

Hoy se nos considera mas una carga social que como poseedores de experiencia y saberes que nos deja el tiempo los políticos nos llaman Nuestros Mayores mientras que los mas jóvenes nos llaman simplemente «viejos» y no en el sentido de buen vino o queso.

Desde mi experiencia , mis abuelos, si salían de casa iban a la huerta o a misa, mientras pudieron andar, y como ellos el resto de ancianos, por los años cuarenta; si las rodillas o la cadera les fallaba solo la casa y el catre era su destino. Nada de operación o ingreso hospitalario, hasta que su tiempo acabara.En cuanto a pensión no todos cobraban 100 o 150 pesetas mensuales a partir de la mitad de los cuarenta del pasado siglo.

Hoy las cosas han cambiado. Todos los mayores pueden salir a hoteles en Benidorm, Sevilla, Córdoba, etc. Nos pagan una pensión, hospitales y medicamentos nos atienden a diario.El tiempo nos trata «casi bien» porque nos ha robado la juventud, y la experiencia no nos compensa.

Pero es que el tiempo es un mal que no descansa, poco a poco, como sin querer, lo cambia todo.

Disfrutemos, pues, de lo que tenemos hoy, que no es poco si miramos atrás, porque el mañana…………

Opinión escrita por Don José López Aguilar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *